Nueva técnica para lograr tejidos realistas en los videojuegos

Dejar un Comentario

El tejido, ya sea un vestido, un mantel o una cortina, supone un quebradero de cabeza para los diseñadores de videjuegos o de películas de animación por ordenador porque los modelos informáticos disponibles hasta ahora o son demasiado simplistas o demasiado complejos y costosos para resultar prácticos al generar telas en movimiento, argumentan unos investigadores de la Universidad de California en San Diego. Y lo recalcan precisamente porque ellos han desarrollado un nuevo modelo de interacción entre la luz y las fibras de las telas que permite lograr en la pantalla gran realismo en los tejidos y es fácil de usar. Iman Sadeghi y Oleg Bisker esperan que su solución se aprecie pronto en las producciones informáticas con telas de buena apariencia.

El modelo de estos investigadores se basa en un enfoque nuevo que simula la interacción de la luz con el tejido simulando la dispersión de la luz de cada fibra de la tela y teniendo en cuenta el patrón textil. “Esencialmente, trata el tejido como una mezcla de microcilindros entramados que dispersan la luz igual que el pelo, pero con una orientación de 90 grados”, explica Sadeghi en un comunicado de la Universidad. Él es precisamente un experto en modelización del pelo por ordenador y, junto con un colega, desarrolló un modelo que se utilizó en la producción de Disney Enredados, cuya protagonista luce una larguísima melena rubia. Y su director de tesis, Henrik Wann Jensen, obtuvo un óscar en 2004 por sus desarrollos técnicos que permitieron reproducir la piel de modo realista en las creaciones de animación y que se aplicó en éxitos de Hollywood como El Señor de los Anillos. Sadeghi, tras obtener el doctorado trabaja ahora en Google, en Los Ángeles.

“Además de reproducir fielmente la apariencia de un tejido por ordenador, nuestro modelo puede servir para visualizar nuevos diseños textiles porque podemos simular cualquier combinación de dibujo del tejido con los diferentes tipos de hilo”, señala Bisker.

Estos dos investigadores afrontaron con éxito el reto del denominado satén charmeuse, sintético en su caso, un tejido especialmente difícil de tratar gráficamente porque su especial patrón textil le confiere un aspecto diferente dependiendo de desde dónde se mire. Sadeghi y Bisker incluso midieron las propiedades de dispersión de la luz de cada hilo. Pero también han logrado simular satisfactoriamente otras telas, como el lino y el crep de seda. Han presentado su modelo y sus resultados en la conferencia Siggraph 2013, celebrada en Anaheim (California).

0 comentarios:

Publicar un comentario